Limas para metal

Esta herramienta manual tan sencilla resulta imprescindible en talleres y fábricas o simplemente en tu caja de herramientas.

Las limas son herramientas complementarias al lijado, fabricadas con acero templado, de superficie finamente estriada en uno o en dos sentidos. Te sirven para debastar y alisar metales duros, aunque también tienen utilidad con la madera y en menor medida, con el plástico, por ejemplo, para matar aristas vivas y para el canteado de tableros.

Hay cantidad de formas (plana, triangular, de media caña, redonda) y tamaños (de tres a catorce pulgadas) de limas. Según el uso que le vayas a dar, necesitarás una u otra.

¿Cómo son las limas para metal?

Las limas son herramientas de abrasión, fricción y pulido. Están formadas por una barra de acero al carbono templado (cuerpo) y en la parte posterior una empuñadura o mango.

La superficie del cuerpo dispone de una serie de dientes o estrías que varían en función del trabajo a realizar. El tamaño, número y repartición por cm2 de estos dientes establecen el grado de aspereza, corte o pulido de la lima, estos pueden ser:

  • Basto: 1,5 mm entre líneas de picado.
  • Entrefino: 1 mm entre líneas de picado.
  • Fino: 0,5 mm entre líneas del picado.

Relacionado con el tipo de granulado está el picado del dentado que puede ser cruzado, recto o fresado.

La longitud del cuerpo de las limas, también llamado caña de corte, pueden tener distintos tamaños, se expresan en pulgadas y van desde 3 a 14 pulgadas.

También pueden distinguirse estas herramientas según su geometría.

  • Limas planas: Las hay con el mismo ancho en toda su longitud o con la punta ligeramente convergente. Pueden tener superficies de corte por ambas caras o los cantos, o sin corte en los cantos, que permiten trabajar en rincones en los que interesa actuar tan solo sobre un lado y respetar el otro.
  • Limas de media caña: Una cara plana y otra redondeada, con menor anchura en la parte de la punta. Para rebajar asperezas y resaltes sobre superficies planas o para trabajar en el interior de agujeros de radio relativamente grande.
  • Limas redondas: Para pulir o ajustar agujeros redondos o espacios.
  • Limas triángulares: Para ajustar ángulos entrantes e inferiores a 90º. Pueden sustituir a las limas planas.
  • Limas cuadradas: Para mecanizar chaveteros o agujeros cuadrados.

Además de limas para metal, en nuestra tienda tenemos: