Máscara de soldar

Las máscaras de soldar son generalmente utilizadas en procesos de soldadura eléctrica como la soldadura por electrodo revestido, la soldadura TIG, y la soldadura por arco, forma parte del Equipo de Protección Individual (EPI) que cada trabajador debe conocer y utilizar, además de ser obligatoria. No protegerse en las soldaduras puede provocar lesiones, desde un picor en los ojos a quemaduras de la retina que pueden provocar una pérdida de visión, además de los ojos estas caretas de soldar te protegerán cara y cuellos de las chispas de metal caliente generadas por el arco y del daño de rayos infrarrojos y ultravioletas.

La protección que te ofrece una máscara para soldar te dará seguridad a la hora de trabajar por lo que podrás hacerlo más rápido y mejor.

Busca el casco de soldador que se adapte mejor a tu forma de trabajar.

Qué careta de soldar comprar

El tipo de máscara de soldadura es un factor que también influirá en tu trabajo de soldadura.

La máscara para soldar más tradicional es la de mano, se llaman así por tener en su interior una empuñadura que permite agarrarla con una mano mientras se suelda con la otra. Son las más económicas pero requieren de mucha práctica y habilidad pues solo deja una mano libre para el trabajo de soldadura.

Pero los soldadores modernos optan por la careta electrónica para soldar de oscurecimiento automático que llevan un detector de rayos infrarrojos o ultravioletas que hace que se oscurezca la máscara cuando se enciende el arco.

Estas máscaras de soldar fotosensibles ofrecen una mayor protección ya que cubren la cabeza y los ojos del soldador por completo en todo el proceso de soldadura protegiendo de quemaduras derivadas de la intensidad de la luz que emite el arco y las altas  temperaturas que se producen en su trabajo.

Además ofrecen mayor comodidad en las tareas a realizar quedando en el olvido eso de levantar y bajar la placa frontal o quitarse el casco por completo para poder ver.

Podemos añadir a las no pocas ventajas de estos cascos de soldador que son de peso ligero, que en muchos casos tienen ventanas laterales que mejoran el campo de visión, son ideales para personas con poca experiencia y aunque no tan importante tienen diseños más atractivos que se pueden personalizar en ocasiones.

El inconveniente es que su precio es más elevado, pero merece la pena la inversión en máscaras para soldar fotosensibles dado el incremento de seguridad para los soldadores.

Las máscaras fotosensibles pueden ser alimentadas por baterías o por luz solar. Para trabajos en el interior de grandes estructuras se requieren cascos de soldadura con pilas, los cascos para soldar con baterías solares son más adecuados cuando se suelda en el exterior.

Además de máscaras para soldar, en nuestra tienda tenemos: